Saltar al contenido
Arquinétpolis

Educación financiera para Arquitectos Emprendedores

La educación financiera es una asignatura que por desgracia no es impartida en prácticamente todos los centros de estudio. Es algo que vamos adquiriendo con la experiencia y el paso de los años. Sin embargo, hoy en Arquinétpolis queremos darte unas pequeñas pautas de educación financiera para que como Arquitecto emprendedor corras el menor riesgo de fracasar en tu intento por triunfar con tu propio despacho.

Educación Financiera
Educación financiera para Arquitectos Emprendedores.

Educación Financiera para el Arquitecto Emprendedor

Prácticamente el 100% de todos los emprendedores inicia con el mismo problema: Falta de financiamiento. Y es que, por lo general se inicia inviritiendo pequeños ahorros o un capital muy limitado, por tanto la optimización lo es todo.

Muchos Arquitectos deciden montar su primera oficina en su propia casa. Con ello suelen ahorrarse todos los gastos que genera tener un local, tales como: Renta, empleados, pago de servicios, etc.

Saber cobrar

Este punto es fundamental. Todos los Arquitectos al graduarse probablemente tienen poca o muy poca experiencia, sin embargo, están plenamente capacitados para realizar su trabajo. Otra deficiencia en muchos centros de estudio tiene que ver con el cobro de honorarios. Muchos estudiantes de Arquitectura se gradúan y no saben cuánto deben cobrar por su trabajo.

El primer punto a tomar en cuenta es el cobro de honorarios. Dependiendo el nicho en el que te especialices, debes saber cobrar. Ya sea un promedio a partir de lo que cobran otros profesionales o simplemente ponerle precio y valor a tu trabajo. Muchos cometen el error de bajar demasiado sus honorarios pensando que atraerán más clientes. Probablemente si lleguen algunos más, pero recuerda que con ello estás devaluando también el trabajo de todos tus colegas.

Presupuestos

En el caso de ejecutar obra, recuerda que los costos indirectos son importantísimos. El cobro de costos indirectos te permitirá cubrir los gastos propios que genera una oficina, tales como papelería, pago de servicios, etc. Realiza un estudio a conciencia de todos los gastos que tienes para que los incluyas en este concepto.

Inversión

Otro error muy común que suelen cometer los Arquitectos al emprender es el de no invertir. Por lo general se quedan con toda la utilidad y no destinan un porcentaje para invertir en el crecimiento de su propia empresa.

Es fundamental destinar un porcentaje de la utilidad para invertir en el futuro. Ya sea en compra de nuevo equipo o en una futura ampliación o renovación del local, compra de parque vehicular o herramienta, etc.

Disciplina económica

Es importante tener un guión y no salirse de él. Si empiezas a ver rentabilidad, es importante que te mantengas en el mismo plan con el que iniciaste. La disciplina económica te permitirá ser rentable en el mediano y largo plazo. Esperamos que estos consejos sean de tu agrado y los puedas poner en práctica si vas a emprender.

Para mayor información como esta, recuerda visitar y recomendar https://arquinetpolis.com