Saltar al contenido
Arquinétpolis

Claves y consejos para iluminar una Sala

¡Muy buena noche amigos! Continuamos hablando de iluminación este día y en este segundo post veremos claves y consejos para iluminar correctamente una sala, en el post anterior vimos las definiciones lumen y lux y las cantidades aproximadas de iluminación para cada espacio de casa, el rango de iluminación para una sala es de entre 150 y 250 lux para evitar zonas de penumbra y que la luz sea bien percibida por el ojo humano. La cantidad y potencia lumínica de las luminarias dependerá de qué tan grande o pequeña sea su sala, recordemos que los metros cuadrados de espacio son otro de los factores para poder calcular los lux que necesitamos en la sala.

Salas pequeñas

En espacios pequeños es recomendable utilizar una lámpara de techo como fuente de luz principal y complementarla con lámparas empotradas en la pared, si deseas un ambiente más cálido y acogedor puedes utilizar luz amarilla, aunque esta luz es muy caliente y no es recomendable usarla en climas cálidos. Si tienes cuadros o elementos decorativos puedes usar pequeñas luminarias tipo «spot» dirigiendo la luz hacia el cuadro en cuestión para iluminarlo y resaltarlo a la vista. Otra alternativa de iluminación es colocar la lámpara de techo en el centro y complementarla con lámparas de pie ubicadas en cada esquina.

Salas amplias

Si por el contrario cuentas con una sala amplia es necesario que dividas tu instalación en módulos y que utilices «rieles» para colocar series de luminarias potentes que te permitan iluminar más espacio, la iluminación de apoyo puede ser empotrada y la iluminación en muebles como estanterías puede ser auxiliar o complementaria también. Otra alternativa para los espacios amplios pueden ser los plafones que nos permiten colocar y abarcar prácticamente todo el espacio y podemos distribuir de una manera más uniforme las luminarias.

Iluminación directa o difusa

Dentro de una sala podemos realizar diferentes actividades como puede ser ver televisión, leer, estar con familia o visitas, etc. Para este tipo de espacios donde se realizan muchas actividades es necesario que usemos diferentes tipos de iluminación ya que cada actividad requiere una intensidad lumínica distinta, para ver la televisión necesitamos una intensidad y para leer necesitamos otra, es por ello que el tipo de iluminación es de suma importancia. Debe existir una iluminación general del espacio que es aquella en la cual debemos satisfacer el rango de 150 – 250 lux del que hablamos al principio del post, a partir de ahí debemos evaluar si en la sala se realizarán otro tipo de actividades. Por ejemplo, si tendremos un rincón de lectura en la sala debemos incorporar una luminaria ya sea empotrada o de pie con una intensidad distinta a la iluminación general que tenemos, una intensidad recomendada para lectura es de 400 – 500 lux así que debemos asegurarnos de que esa luminaria nos proporcione esa intensidad.

Como ya se dijo anteriormente el número de luminarias dependerá de la superficie que tengamos pero debemos tomar en cuenta otros factores tales como: Materiales y texturas de acabados, alturas, colores, reflección de luz por los materiales, etc. Una vez que tenemos elegido conceptualmente el diseño y la ubicación de las luminarias debemos elegir el tipo de las mismas, existen las luminarias de LED, las lámparas halógenas y las lámparas fluorescentes. Las lámparas de LED nos ofrecen una iluminación altamente eficiente y sus tonos de iluminación permiten una distribución óptima de la luz, las lámparas halógenas proporcionan una luz de alta calidad y en la gran mayoría de los casos se puede regular la intensidad de la luz. Por último las lámparas fluorescentes son las que ofrecen una mayor intensidad lumínica y en algunos casos el mayor ahorro, ya que ha quedado demostrado que pueden ahorrar hasta un 70%de energía en comparación con las luminarias normales.

Como pueden ver amigos la iluminación va más allá de elaborar un plano de instalaciones eléctricas, realmente se necesita hacer un análisis muy a conciencia de las actividades que van a realizarse en el lugar así como un análisis del espacio y de los materiales de la obra, en muchas ocasiones un mal estudio lumínico puede ocasionar que baje la calidad de nuestro proyecto de una manera sustancial. Pues bien hasta aquí este segundo post, por hoy me despido no sin antes invitarlos como siempre a que se sumen a la comunidad del blog en las redes sociales, nos seguimos leyendo en futuras entradas. Saludos.

error: Content is protected !!