Saltar al contenido
Arquinétpolis

Claves y consejos para iluminar una cocina.

¡Buenas tardes amigos! Que sigan pasando un gran jueves, seguimos con el tema de la iluminación el cual iniciamos hace un par de días y en esta ocasión abordaremos uno de los espacios más importantes en una vivienda y es: La cocina. Cómo todos sabemos la cocina es un área de trabajo y en algunas ocasiones hasta de convivencia, sin embargo es un área donde se utilizan objetos que pueden ser potencialmente peligrosos si se cocina en la noche y no se cuenta con la iluminación adecuada como pueden ser los cuchillos y otros objetos cortantes. La iluminación de una cocina debe ser básicamente funcional, aquí de nada nos sirve crear un juego de luces espectacular si esa iluminación no nos sirve para realizar las actividades cotidianas en una cocina. Podemos dividir la iluminación de una cocina en dos: La iluminación general y la iluminación funcional. La iluminación general es aquella que haríamos cotidianamente con cualquier otro espacio de la casa como las habitaciones o la sala de estar, la iluminación funcional es aquella que está dirigida para iluminar muebles fundamentales de las cocinas como lo son la estufa y las parrillas.

Iluminación desde el techo y plafones.

La iluminación desde el techo es la más habitual en todos los espacios y la cocina no es la excepción, sin embargo para ello podemos utilizar un elemento estético y funcional como es el plafón. El plafón en una cocina es importantísimo ya que las cocinas que cuentan con campana extractora pueden ocultar su instalación a través de este plafón, también el aire acondicionado (en caso de existir) y desde luego la instalación eléctrica puede ocultarse a través del plafón. Es una herramienta de diseño importante ya que le puede dar a nuestra cocina mucha mayor estética, funcionalidad y en el caso de las campanas extractoras hasta nos ayuda con la higiene. Las luminarias para iluminación general puede empotrarse directamente en el plafón o también las lámparas colgantes son muy vistosas en cocina.

La iluminación funcional como ya lo dijimos al principio es aquella que hace énfasis en los elementos de una cocina más importantes para el trabajo (en este caso la preparación de alimentos). En caso de contar con una cocina integral pueden empotrarse las famosas «downlights» en la parte inferior de los gabinetes lo cual puede iluminar la zona de corte y preparación, la luz blanca es fundamental y puedes utilizar luminarias fluorescentes que producen una mayor intensidad con menor energía. Una distancia óptima para colocar este tipo de iluminación es entre alrededor de 60-70 centímetros por encima de la barra, esta alternativa de iluminación es efectiva ya que produce poca sombra y esta a una distancia cercana del espacio de trabajo. La barra de la cocina o la mesa del comedor podría ser iluminada con una lámpara colgante cálida y acogedora, existen en el mercado diversos diseños que pueden gustar y combinar con algún estilo si es que se quiere diseñar y decorar bajo un estilo en específico.

En el caso del comedor la lámpara puede ser un complemento de diseño ideal junto con la mesa y las sillas. Las estanterías son otra parte donde una buena iluminación puede resaltar el diseño de tu cocina, mas aún si cuentas con alguna vajilla especial o algún de platos o cubertería que te gustaría mostrar y que formara parte de la decoración. Uno de los errores más frecuentes en la iluminación de una cocina es el colocar una sola luminaria en el centro del espacio, esto genera sombras en las esquinas y en las áreas de trabajo de la cocina. La iluminación debe ser distribuida de manera que no queden zonas de penumbra en todo el espacio y resaltar con iluminación más específica en lugares como las zonas de trabajo.

error: Content is protected !!